Posts Tagged ‘La Vida’

Entrevista del día del padre: Dejando un Legado Espiritual

June 24, 2015

¿De qué manera contribuyó su papá para dejarle un legado espiritual por medio de los devocionales y tiempo en familia?
Devocionales
Honestamente, no hay mucho que salta a mi memoria sobre estos ratos devocionales. Lo que sí puedo decir es que he visto el resultado (en mi vida) de la dedicación y perseverancia con la cual mis padres me enseñaron sobre Dios a través de la biblia. Empecemos por allí, reconocer la biblia como autoridad…
Lo que estoy intentando decir es que, la constancia con la cual se:
Hablaba de Dios
Hablaba con Dios
Aprendíamos de la voluntad de Dios
Explorábamos cuál es nuestra participación en el establecimiento del Reino de Dios en este mundo
… todas esas cosas fueron tan grabadas en mi corazón y mente que se convirtieron parte de mí; parte de mi realidad, parte de mi fundamento como persona. Hay muchas cosas de fe que yo no cuestiono porque fueron explicadas a una corta edad y siempre tuvieron sentido para mí; y siguen siendo verdades aplicables en mi vida.

Tiempo en Familia
Teniendo momentos para jugar y trabajar juntos
Fue y sigue siendo en esos espacios donde se presta para aprender de mi papá. La educación es muchísimo más efectiva en lo práctico que en lo teórico, y en el ámbito espiritual no es la excepción.
Especialmente con la formación de carácter. Es algo integral, donde cosas cotidianas/”materiales” fueron enseñadas y son elementales porque tienen un efecto en lo espiritual. Por ejemplo: El concepto de humildad y servicio – Me enseñaron a barrer (aptitud) pero más importante, me enseñaron a servir en las formas más sencillas.

La importancia relacional: El valor de pertenecer a una comunidad
Hay una tendencia a evadir las cosas difíciles, pero es en el proceso de lidiar con estas cosas que sale “a flote” su valor. Muchas veces participamos de estos tiempos más por obligación que por deseo, pero nos enseñó que vale la pena lo engorroso de las relaciones porque el resultado es algo sumamente importante para el ser humano: la comunidad. Esto se traduce en amistades, lazos familiares, pero también en algo tan importante como la iglesia/comunidad. Nunca perfecta, puede ser desilusionante… pero vale la pena seguir conectado y seguir trabajando en tener relaciones significativas.

¿Qué hizo tu papá para acercarte a Dios?
El Dios que me presentaste fue atractivo
La visión o entendimiento que tenemos de Dios va a afectar la forma como nos relacionamos con Él. Y todo en conjunto va a moldear la forma como nos comunicamos acerca de Dios. Obviamente esto va a afectar la visión y entendimiento de Dios de nuestros hijos.
El Dios que me presentaste (amor, verdad, ayuda, refugio, etc) es un ser el cuál quise conocer personalmente y tener una relación cercana. En otras palabras, si el dios que me presentan es un ogro… ¿quién va a querer acercarse a él? O más práctico aún (y un error que cometemos comúnmente), si presentemos a Dios como alguien que tiene un montón de reglas que nos limita, no voy a querer escuchar que tiene que decir.

Uno como hijo, ve a su padre modelando: qué significa ser hijo de Dios.
La imagen que se me viene es la de un padre y su hijo pasando tiempo con el abuelo. Si al niño se le lleva y acostumbra desde temprana edad a pasar tiempo con el abuelo, él va a crecer queriendo continuar esa relación; ya que va a ser normal y natural para él. En una forma parecida, mi papá modeló lo que es tener una relación con Dios y me llevó con él para yo también poder tener una relación con Dios (No es lo mismo que yo haya escuchado que mi papá tiene una relación con su papá, pero nunca lo haya visto; a que yo sea testigo y participe de esa relación).

Soy invitado e incluido.
Darme las oportunidades para experimentar a Dios por cuenta propia: Llevarme a las celebraciones los domingos, a grupos pequeños, conferencias, viajes misioneros, etc. Aunque íbamos todos juntos como familia, no era el Dios de mi familia, era mi Dios.
Dejar que yo participe en los devocionales (orando, preguntando, etc), Invitarme a liderar la adoración juntos en el grupo pequeño, incluirme en conversaciones con otros pastores y teólogos, pedirme que oráramos juntos por alguien, etc.
Eso se inculcó en devocionales y tiempo en familia; pero también se aplicaba en las actividades previamente mencionadas.
En otras palabras, nuestra familia se dedicaba a las cosas de Dios. No era sólo una actividad que se hacía, fue y es un estilo de vida; sin importar los trabajos o circunstancias.

¿Qué recomendaciones prácticas les darías a estos padres para que dejen un legado espiritual en sus hijos y los acerquen a Dios?
Averigüe que es agradable y ameno, qué es culturalmente relevante para sus hijos y su nicho de edad. No se rinda con el “qué pereza”, porque lo dirán aun con las cosas que les gusta e interesan.

Aprender es un proceso, por eso cuando usted educa y explica, alégrese de que recuerden o aprendan 1 cosa, aunque el tema consistía de 4.

Contemporice las realidades bíblicas por medio de historias, películas, vídeo juegos, etc. Cosas que ellos se identifican y son atractivas. (Ej: Artistas, jugadores de futbol, personajes animados, etc)

¿Cuál forma? Mejor la de Dios

February 21, 2013

Últimamente Dios me ha estado recordando sobre su grandeza.  Me han llegado emails donde ponen en perspectiva el tamaño de la tierra con relación a otros planetas y el sol.  El otro día escuché una charla donde cuantificaba las distancias tan grandes que hay entre las galaxias que conocemos.  Todo para recordarme lo insignificante que soy tanto físicamente como circunstancialmente.  El estilo de vida en la cual nos desenvolvemos nos lleva a estar enfocados en nosotros mismos.  Nuestra época apoya el egocentrismo de una forma más intensa; aunque ya la tendencia ha existido desde Adán y Eva.  Eso nos lleva a estar muy pendientes de nuestras circunstancias.  Seamos honestos, ¿Cuáles son nuestras preocupaciones? 

 

“Ahh mae, a mi cel solo le dura la batería un día y en mi casa solo le entran dos rayitas de señal.  Cuando estoy viendo mis videos favoritos un domingo de tarde, vieras que lento se me pone el “yutu” (Youtube).  Vieras que el viernes tuve que quedarme en mi casa porque ninguno de mis amigos me llamo para hacer algo.”

 

Talvez mis ejemplos son un poco exagerados, pero les puedo asegurar que todos en algún momento hemos dicho o pensado una de esas frases.  Pero otros ejemplos también aplican.  Hemos luchado por años contra la depresión que ha causado un evento que marcó nuestra infancia.  Se nos derrumba nuestro mundo cuando la “mejor” relación de noviazgo que hemos tenido se termina.  Lo único que quiero es poner en evidencia que nuestra tendencia es en cerrar nuestra perspectiva hacia nuestra minúscula vida.  Al punto donde nuestras circunstancias, experiencias, traumas, cultura, y aun nuestros propios pensamientos empiezan a forjar nuestra identidad.  Es lo único que vemos.  Nuestra búsqueda de independencia, de sentir el control de nuestras vidas ha detenido el plan original de Dios.

 

En el principio de nuestra existencia como humanos, la intención de Dios fue tener una perpetua relación intima con nosotros.  En Génesis habla de que Dios se paseaba (da a entender que hasta podía ser en una forma física) e interactuaba con Eva y Adán en una forma personal (Génesis 3:8).  Su intensidad y su constancia eran posibles porque nada lo obstaculizaba.  Todo era bueno.  A la misma vez, Satanás encontró la mejor forma de intentar molestar a Dios: Causarle daño a la creación a que Él tanto ama.  Como el diablo no logró causarle ningún daño a Dios, ahora su misión es desquitarse con nosotros.  Su intención principal es distraernos de esa relación intima; ya que, hasta él sabe que esa es la única fuente para que recibamos la verdadera esencia de vida.  Logró esto al atacar el ego de Eva y ofrecerle el entendimiento, la iluminación, la autoridad y poder.  Le vendió la falsa idea que podía ser como Dios. (Génesis 3:4)  Idea que nosotros, hoy en día, nos seguimos creyendo.  Confiamos más en lo que nosotros pensamos que en lo que Dios nos ha enseñado.  No vamos a creerle a Dios hasta que aceptemos que nuestro “entendimiento” de las cosas esta basado en decepción.  Que el mero hecho que entendemos ciertas cosas es producto de una mentira.  La mentira es que somos dios: Independientes, capaces, sabios, poderosos, creativos, iluminados, autosuficientes, etc.  No voy a negar que estas cosas salen de nosotros.  Al ser criaturas hechas a la imagen y semejanza de Dios, somos la creación con la mayor capacidad de reflejar al creador.  Pero todas esas cosas siguen siendo un reflejo de Dios.  No las podemos producir.  A decir verdad, no somos capaces de producir nada sin Dios.  Al ignorar esta verdad, empezamos a confiar en nuestra capacidad para controlar las cosas y llenar los deseos más profundos de nuestro ser. 

 

Al igual que fuimos creados para reflejar a Dios, fuimos creados con anhelos y necesidades puestos por Dios para un propósito especifico.  Donde todo se enreda es cuando intentamos satisfacer los deseos dados por Dios de formas que no van conforme a Su plan original.  Él esta en contra del cumplimento de cualquier deseo cuando se obtiene fuera de los límites que con amor y sabiduría ha fijado.  No porque quiere privarnos de poder disfrutarlos; si no porque son falsificaciones de los regalos más preciosos que Dios tiene para nosotros.  Estas falsificaciones son destructivas.  No son inofensivas como a veces queremos pensar.  Traen consecuencias muy destructivas para nuestras vidas.  Por eso Dios es tan directo en dejarnos saber que nos conviene y que no.  Por el amor que tiene para nosotros, para Él es sumamente importante vernos saludables.  Pero nosotros seguimos creyendo que sabemos lo que mejor nos conviene y seguimos poniendo nuestra opinión por encima de la de Dios. 

 

Seamos honestos, si no fuera así, simplemente haríamos las cosas de la forma que Dios las planeó y no de la forma que nuestra naturaleza “berrinchoza” quiere.  Un corazón endurecido se produce cuando oímos la verdad y la creemos, pero rehusamos aplicarla.  No cedamos a la tentación de creer que somos dios.  Entre mas presente tengamos la grandeza de Dios, menos vamos a poder ser envueltos por lo vacío de nuestra minúscula vida.  Entre mas tiempo pasemos admirando (adorando) la esencia de Dios, nuestro corazón se mantendrá  humillado y sensible.  Mi oración es Dios, que podamos entender todos los días un pedacito mas de Tu incontenible grandeza para que nuestro corazón se mantenga suave y receptivo a ver las cosas desde Tu perspectiva.